Brownie jugoso

Brownie jugoso

El brownie de chocolate es una preparación dulce muy fácil de elaborar. Normalmente no hay que hacer mucho más que mezclar, ésta en concreto lleva algún paso e ingrediente más que es lo que lo convierten en más jugoso de lo habitual.

Pese a llevar levadura y bicarbonato no sube mucho porque es una masa bastante densa, pero sí ayuda a que su textura sea más suave y agradable. Con un intenso sabor a chocolate, este brownie es para hacerlo y comerlo una y otra vez.

Además la cobertura le aporta un extra de chocolate, lo que lo hace más irresistible, así que, a la cocina.

Ingredientes: (para un molde de 23 cm x 23cm aprox.)

Masa:

  • 200 g de chocolate postres,
  • 125 g de mantequilla,
  • 2 huevos grandes,
  • 200 g de azúcar,
  • 70 g de nata de montar,
  • esencia de vainilla al gusto,
  • 190 g de harina de repostería,
  • 25 g de cacao puro en polvo,
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato,
  • 1 cucharadita de levadura química,
  • nueces (opcional).

Cobertura:

  • 150 g de chocolate postres,
  • 120 g de nata de montar.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180ºC.

Derretimos el  chocolate junto con la mantequilla en el microondas a baja temperatura o al baño María.

Reservamos.

Batimos los huevos, el azúcar, la nata y la vainilla hasta que se vea bien mezclado todo.

Añadimos el chocolate derretido, batimos de nuevo.

Tamizamos la harina junto con el cacao, el bicarbonato y la levadura.

Mezclamos bien.

Incorporamos la mezcla de harina a la masa poco a poco con la máquina en marcha lenta.

Pincelamos el molde que vayamos a utilizar con mantequilla y ponemos si es necesario papel de horno para poder desmoldarlo mejor.

Echamos la mezcla en el molde.

Si ponemos nueces, es el momento de hacerlo, por encima y las hundimos un poco con una cucharilla.

Horneamos a 180ºC unos 30 minutos.

Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Mientras se enfría, preparamos la cobertura.

Hacemos una ganache espesa, para ello ponemos la nata al fuego y la llevamos a ebullición, la apartamos del fuego.

Echamos el chocolate dentro de la nata, lo hundimos hasta que no se vea. Lo dejamos reposar un par de minutos.

Mezclamos bien hasta que su consistencia sea uniforme y cremosa.

Repartimos por encima del brownie.

Si usamos nueces, también podríamos espolvorear un poco de nueces troceadas por arriba de la cobertura.

Una vez frío del todo, partimos en trozos y…

¡A merendar!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *